7º Rallye Ourense – Ribeira Sacra

Existen muchas maneras de clasificar un rali. Una puede ser la distancia hasta el mismo; otra si tiene o no muchos kilómetros de enlace. Quizá el que el Ribeira Sacra sea una prueba que queda lejos para muchos equipos y que durante la carrera haya que recorrer 350 kilómetros de enlace, provocó que no se alcanzaran tantos inscritos como en otras carreras de esta temporada. A los pilotos nos gusta “correr”, no “circular”.

Foto del Rali Ribeira Sacra 2018

Llegábamos a Luintra con muchas ganas pero también con miedo. Otro abandono esta temporada sería fatal y me quitaría por un tiempo las ganas de seguir luchando por hacer funcionar un “trasto viejo”.

Durante los reconocimientos de los tramos probamos a describir las notas por grados de giro del volante y no por velocidad. El resultado fue fantástico ya que en carrera te da más seguridad al no tener que pensar cuánto hay que girar el volante y sólo centrarse en lo rápido que puedes pasar por la curva. Pero además tengo que fijarme más en las frenadas ya que en el tramo de “Caxide – Cerreda” tuvimos el mayor susto del rali al descolocarse el coche en una frenada al que llegábamos en apoyo.

Foto del Rali Ribeira Sacra 2018

La carrera fue dura por el calor que hizo desde primeras horas de la mañana. La clave de correr con buen tiempo es hidratarse bien; no parar de beber durante todo el día aunque no se tenga sed. Por su parte el Polo no se resintió nada por las altas temperaturas y no dio el más mínimo problema durante todo el fin de semana. En algunas secciones probamos a usar un juego de Nankang NS-2R y sin llegar a estar a la altura de los semislicks Toyo o Yokohama responden bastante bien en tramos no muy largos.

Foto del Rali Ribeira Sacra 2018

El rali tenía muchas zonas para correr pero también había zonas muy sucias; los cambios de ritmo eran constantes. El único contratiempo que tuvimos fue un golpe en una llanta en el primer tramo del sábado, “Maceda – Baldrei”, que provocó que la rueda fuera quedándose sin aire y en el segundo tramo, “San Miguel – Luintra” perdiera la confianza al notar “raro” el coche.

Foto del Rali Ribeira Sacra 2018

El resto de la carrera transcurrió sin incidentes aunque tengo que reconocer que en los últimos dos tramos solté mucho porque sinceramente ya había disfrutado lo suficiente y lo único que me iba a hacer estar más feliz era terminar el rali.

Quiero terminar felicitando a la Escudería Luintra por haber sacado adelante una edición en la que no se produjo ninguna neutralización y agradeciendo la amabilidad del equipo de Fermín Sousa por compartir con nosotros su carpa y espacio de asistencia.

Foto del Rali Ribeira Sacra 2018