V Evento del Motor

Circuito Choqueiro

Desde que había corrido las 24 horas de Ascari en el 2015 con un Ford Sierra me habían quedado ganas de tener un tracción trasera para disfrutar por la calle y poder meterlo de vez en cuando en alguna tanda. Al no correr en ralis durante el año 2017 aproveché para informarme y encontrar el coche ideal para uso mixto. Buscaba fiabilidad contrastada para poder darle caña sin miedo a las averías, peso contenido para no gastar mucho en consumibles, suficientemente potente para divertirme y un precio razonable. Tras mucho buscar encontré en Toledo una unidad de BMW E36 323ti que me encajaba y empecé con el proceso de puesta a punto. Tardé poco más de un año en ponerlo al día de mecánica y cambiarle lo básico para poder entrar con garantías en un circuito, es decir, frenos, suspensión y ruedas.

Foto del V Evento del Motor

El comienzo de esta temporada de rallyes ha sido complicada; mucho esfuerzo para tan poca recompensa. Cuando me enteré que la gente de Volando Bajo Competición organizaba en el circuito Choqueiro unas tandas, no me lo pensé dos veces y decidí estrenar el 323ti y así desquitarme de tantos sinsabores.

En Galicia no existen grandes circuitos orientados a la velocidad por lo que es normal encontrarse en las tardas con una gran mayoría de coches preparados para drift. Aunque he preparado el E36 para grip, pude disfrutar de la jornada rodeado de coches derrapando a veces sin mucho control.

Foto del V Evento del Motor

Como las predicciones meteorológicas pronosticaban lluvias no me atreví a llevar unos semislicks Federal 595 RS-R en 16″ que había comprado para la ocasión y salí con Michelin Pilot Sport 4 en 17″. En el circuito me coincidió mangas con lluvia y mangas totalmente en seco. Me han sorprendido gratamente los neumáticos franceses; no me extraña que en la actualidad sean una de las opciones más utilizadas para mojado en Nürburgring.

El 323ti se portó de maravilla destacando su potencia claramente superior a la del Polo y un chasis que pese a tener tantos años da mucha seguridad. El coche es muy noble y hay que forzarlo mucho a la salida de las curvas para que insinúe la trasera. Aunque los compact son más ligeros que sus hermanos coupé y berlina, sí se nota claramente el peso de llevar un motor 6 cilindros bajo del capó. Supongo que es por este motivo el que para competición se utilicen más los 318ti de 4 cilindros que son más equilibrados aunque no sean tan duros y sean más caros de preparar para equiparar potencias.

Foto del V Evento del Motor

El precio para entrar en la pista fue de 40€ y por lo menos estuve unos 45 minutos rodando. En competición siempre divido el coste por el tiempo en carrera para saber en qué categoría compensa correr. Un motivo para eligir los ralis es que el precio por kilómetro de competición es el más barato de todos los campeonatos organizados por la federación gallega de automovilismo. En esta jornada me lo pasé igual de bien que en los ralis a un coste ridículo. No me extraña que en el resto de España donde existen más circuitos de velocidad el fenómeno tandas sea todo un éxito.

Quiero agradecer desde aquí el esfuerzo de Volando Bajo Competición para organizar este evento. Estaría genial que en próximas ediciones dividieran a los participantes en grip o drift y así poder disfrutar mucho más de la experiencia.

Ahora toca volver a centrarse en los ralis mientras sigo mejorando el 323ti esperando otra ocasión en la que volver a serle infiel al Polo.