27º Rallye Ciudad de Lugo

Lugo despidió la temporada 2005 de ralis. Tras el cambio de fecha para no coincidir con el rali de Ferrol, se celebró la carrera ya muy entrado el otoño. Esto hizo que tuviéramos que apurar más que en Noia para reconocer los tramos porque a las 7 de la tarde ya era noche cerrada. Suerte que los tramos eran muy fáciles de deshacer (dar la vuelta para volver otra vez a la salida sin pasar por el propio tramo). El día de los entrenamientos nos enteramos de nuestro alto dorsal, el 126. No esperábamos un número tan bajo como el de Noia, pero consideramos que nuestra experiencia y resultados son más que suficientes para que nos coloquen más arriba.

Foto del 27º Rallye Ciudad de Lugo

Foto de KomandoKruxas

Las verificaciones estuvieron mal organizadas. Primero porque no estaba muy claro dónde se hacían las técnicas y las administrativas y no había nadie que te indicara nada. Y luego porque una vez puestos en la cola había que ir a avisar que estábamos ya esperando. Procedimiento novedoso y del cual nos enteramos por los comentarios de otros participantes.

Los tramos de la mañana eran Grallas y Goian (tramos A y B). Estaban muy sucios y el barro era una constante. En esta carrera, en el enlace anterior a cada tramo esperábamos parados unos kilómetros antes del control a que fuera acercándose la hora de entrada para llegar con las ruedas y los frenos un poco más calientes. Las primeras pasadas por los tramos de la mañana las hicimos con mucho cuidado dado el estado del terreno. La propia organización nos avisó de lo resbaladizo del final del tramo de Grallas; y con cuánta razón.

En el enlace al parque de asistencia de Sarria se soltó la línea de escape. Menuda suerte tuvimos que fuera justo un kilómetro antes de llegar y no en medio de un tramo o en medio del enlace a un tramo. Pero la mañana iba a traer la segunda avería del día: se soltó una bola de goma que lleva una de las levas del cambio. Resultado: impresionantes holguras en el cambio y quedarnos sin 5ª y sin marcha atrás. Hicimos las segundas pasadas con mucho cuidado al meter las marchas. En el enlace hasta el parque cerrado sólo hubo tiempo para repostar y montar la parrilla para la tarde (más bien para la noche).

Foto del 27º Rallye Ciudad de Lugo

Foto de GZrally

Tras el largo parque de asistencia matinal no tiene ningún sentido que tuviésemos sólo tres cuarteos de hora para comer entre la primera y la segunda sección. Corriendo fuimos al Carrefour y descartando comer en el restaurante vimos un local de bocatas calientes y pizzas. Metiéndole prisa a la camarera y atragantándonos al comer fuimos capaces de llegar a tiempo de nuevo a parque cerrado. Para correr ya están los tramos; habrá que plantearse seriamente llevar preparada la comida y comer en la calle.

Menos mal que el enlace al primer tramo de la tarde (C1 – Cumbraos) era bastante largo y nos sirvió para descansar y relajarnos un poco conduciendo tranquilos. El tramo empezaba donde 2 semanas antes habíamos corrido el slalom de Monterroso. Llegando al tramo veíamos como se iba haciendo noche. No es muy justo que el resto de equipos de mi clase salgan todavía con luz y yo por causa de mi alto dorsal tenga que correr a oscuras. Por mucha parrilla de faros que se lleve siempre va a haber grandes diferencias entre el día y la noche. Aunque como no nos estamos jugando nada y correr por la noche es una experiencia impresionante no nos importó mucho. Aun encima empezaba a llover.

La parte inicial del tramo es una carretera de 2 carriles en subida. Yo pensaba hacerla a fondo pero alucinamos con la cantidad de gente que había allí. No se veía nada y por miedo a atropellar a alguien fuimos muy cautos. Es que ni siquiera se veía el cruce que con el cambio de carretera daba comienzo a la parte lenta. A mitad de tramo ya con buen ritmo la sensación que tuve fue de esas que se quedan para siempre. Por la noche, con parrilla de faros, lloviendo, carretera muy resbaladiza, concentración total y corriendo de verdad. Lástima que la parte final del tramo estuviera totalmente rota con un montón de piedras sueltas que obligan a relajar y perder el ritmo nuevamente.

De este tramo fuimos para el segundo de la tarde (D1 – Filgueira) en Palas de Rei. Pero al llegar nos dicen que está anulado y que tenemos que hacer el recorrido alternativo hasta el parque de asistencia de la tarde. Nos informan que la causa fue que el equipo de cronometraje no llegó a tiempo. Luego también nos han comentado que la causa fue un accidente de una de las grúas. Es normal que en la organización de algo tan complicado como un rali surjan imprevistos que provoquen la anulación de un tramo. Pero a la anulación hay que sumarle el parque de trabajo de una hora y tres cuartos que se convirtieron en 2 horas por el recorrido alternativo. La necesidad de un período tan largo de inactividad (o actividad para los equipos que tuvieran problemas) es por tener 2 tramos tan cercanos y una lista tan larga de inscritos, y de este modo se evita que la cabeza de la caravana del rali no alcance a la cola.

Foto del 27º Rallye Ciudad de Lugo

Foto de GZrally

No teníamos mucha idea de cómo explicarles a nuestra asistencia dónde era el parque de trabajo pero Héctor y Cris ya estaban esperándonos allí. En principio íbamos a quedar después de la meta del tramo D1 para llegar juntos al parque. Parque que era un caos, no se veía nada, pero nuestra asistencia ya nos habían reservado un sitio debajo de una de las escasas luces del lugar y comprado unas linternas. Otro fallo del parque fue el de la ausencia de baños. Ya tengo contado en otras crónicas que los ralis son como una aventura.

Héctor aprovechó para intentar solucionar temporalmente el problema en la leva del cambio. Y luego como quedaba tanto tiempo se fueron para el tramo C2 para intentar ver algo. En el parque me dio la risa cuando Paula y yo fuimos a ver la salida de los primeros participantes. Nos acercamos al Fiat Punto S1600 de los hermanos Vallejo y empezamos a ver pantallitas, fibra de carbono, trip-máster, los Péltor, etc. Por no hablar que los Vallejo pasaron el parque de asistencia descansando en el ‘motorhome’. Está claro que el nuestro es otro rali, otra carrera que no tiene nada que ver con el de los pilotos punteros. Luego tengo que escuchar frases como ‘y ya ganaste algún rali?’. Para nosotros la victoria es llegar al parque cerrado final.

Medio dormidos en el coche nos llaman y nos cuentan que parece que el tramo C2 está neutralizado. Aunque esta neutralización me molestó bastante no me extrañó por la cantidad de público que ya había en la primera pasada. Como el tramo D se había anulado todo el público se fue para el C y creo una situación incontrolable. Otra de las consecuencias de hacer 2 tramos tan juntos. Resumiendo casi 3 horas (o quizá más, ya ni me acuerdo) de espera para correr otro tramo. El cabreo entre los equipos era general.

Foto del 27º Rallye Ciudad de Lugo

Foto de Miguel Maneiro (Wilfas)

Llegamos al tramo C2 y aun encima tuvimos que esperar una eterna cola para tomar la salida neutralizados. Flipé al ver como todavía quedaba un montón de gente en las cunetas, eso sí que es afición. Hay que darse cuenta que ya hacía 2 horas que se había neutralizado el tramo. Así que me dediqué a tirar del freno de mano y por lo menos hacer un poco de espectáculo para intentar que la gente se divirtiera.

Llegamos al último tramo muy fríos y hartos de dar vueltas de un lado para otro, por eso los últimos 12 km cronometrados del año los hicimos con mucha calma y precaución. De camino al parque cerrado final estaba un poco triste porque los ralis se habían acabado hasta el año que viene y sabía que la espera hasta marzo se me va a hacer muy larga. Contraste con Paula que como en todos los ralis se puso súper contenta y fue corriendo a por su cervecita.

Si para mí la tarde se hizo aburrida no quiero pensar en cómo fue para la asistencia. Para colmo se les rompió uno de los latiguillos del coche con lo cual tuvieron que volver hasta Coruña con mucho cuidado tras otra reparación de urgencia. Es irónico, el coche de asistencia necesitó asistencia. Seguro que en estos momentos deben estar pensando disculpas para no volver el próximo año.

Aunque haya sido un poco duro con las críticas espero que éstas se entiendan como constructivas. Nadie duda de el gran trabajo y esfuerzo que realiza la escudería Miño Lugo para sacar adelante un magnífico rali con una de las mejores inscripciones de la temporada.