I Certamen Noroeste

Aunque ya hace bastantes años que empezaron las famosos slaloms en el Recinto Ferial FIMO de Punta Arnela, la verdad es que siguen funcionando muy bien. El hecho de que el recorrido sea realizado por dos participantes a la vez en plan carrera de campeones, junto a dividir la carrera en mangas oficiales y posteriores series eliminatorias, hace que participantes y público nunca se aburran en estas carreras.

Foto de Pachi

Lo que sí cambiaba era el nombre de la carrera. Esta vez se llamaba ‘I Certamen Noroeste’. La única novedad que he encontrado es que en esta edición (supongo que para evitar problemas con la Federación Gallega) se admitían licencias tanto nacional como autonómica. Sinceramente creo que es un gran paso para que algún día los pilotos puedan correr en cualquier carrera dentro del ámbito de su licencia (autonómico o estatal).
Foto del Slalom Noroeste

Foto de Wilfas (Miguel Maneiro)

Aunque tenía ganas de probar estas carreras y más siendo en mi ciudad natal prefiero centrarme en correr ralis. Pienso que son más rentables económicamente; pagas más pero también corres mucho más. El caso es que mi copiloto Pato iba a salir con su coche, pero no lo tuvo listo para la carrera. Aprovechando que en los slaloms dos pilotos pueden compartir coche nos decidimos a correr (más bien participar) con el Polito.

Foto del Slalom Noroeste

Foto de Pachi

El recorrido me encanta. Los conos están muy bien puestos, con distancia entre ellos, nada de recorridos rompe-palieres. Además hay una zona de tierra que engaña un montón. De hecho en 2 de las 3 mangas oficiales hice un trompo con lo cual estropeé la media (suma de los 2 mejores tiempos) y toda posibilidad de hacer un buen papel. Se nota la experiencia de otros pilotos que ya han corrido en otras ocasiones. Es un circuito que engancha, diversión asegurada.

Foto del Slalom Noroeste

Foto de Pachi

Me hizo mucha ilusión volver a coincidir en una prueba con Pachi. Fue una manera de recordar las primeras carreras y ver que tras años corriendo seguimos siendo los mismos y teniendo la misma ilusión que al principio.

La única nota negativa es que rompimos algo de los frenos (probablemente un latiguillo) y en la última manga salí sin pedal de freno. Al final Pato quedó por delante de mí pero yo en una de las mangas hice el mejor tiempo de los dos. Todos contentos. En resumen: un divertido día de carreras. Probablemente repitamos.