II Subida a Fraga

Tercera carrera y tercer tipo distinto de competición. En esta ocasión tocaba la segunda subida a la Fraga, en Moaña-Meira. Era la segunda edición de esta prueba que se había disputado por primera vez hacía más de 10 años. Una subida muy bonita aunque corta, sólo 3 km.

Foto de la II Subida a Fraga

Foto de Juan Pita (Popi_racing)

El sábado por la mañana llegamos a Moaña para pasar las verificaciones. Las pasamos sin problemas pero hay un detalle que sigo sin entender. ¿Por qué piden la documentación del coche (seguro, itv, permiso de cirulación e impuesto) si hay coches como los CM que no tienen nada de eso? Misterios del reglamento… Dejamos el coche en el parque cerrado y ya estaba esperándome mi amigo Jacobo. Estuvimos mirando el resto de los coches y hablando con otros pilotos. A última hora de la mañana conseguimos las pegatinas de la copa Motor Galicia. Menudo rollo poner el parasol; vaya chapuza hicimos. Je, je, desde lejos no se notaba mucho. Después nos fuimos a comer con nuestro patrocinador, Ángel, que nos llevó al ‘Montevideo’ donde tomamos un churrasco que estaba buenísimo.

La carrera seguía el nuevo formato de montaña, el trofeo. Con este nuevo formato se corre 1 manga de entrenamiento y 2 oficiales el sábado por la tarde y el mismo número de mangas el domingo por la mañana. El público todavía no está acostumbrado a este nuevo formato y cuando llevábamos 2 mangas (sólo una oficial) la gente se empezaba a ir. Cuando nos preguntaban y les decíamos que todavía quedaba una no se lo creían y pensaban que estábamos de broma. El resultado final es la suma de la media del sábado y de la media del domingo. De esta manera se prima la regularidad por lo que no vale la pena arriesgar en una manga. Es mejor ir fino en todas aunque se pierda algo de tiempo.

Foto de la II Subida a Fraga

Foto de Juan Pita (Popi_racing)

El tiempo estaba muy loco. Pequeños claros con sol, nubarrones que amenazaban lluvia fuerte, llovizna, etc. Al final el sábado tocó seco la mayor parte del tiempo aunque de vez en cuando pequeños chaparrones mojaban la carretera. Además, ésta no estaba tampoco muy limpia y al ser una fraga el asfalto siempre está algo húmedo. Hice la manga de entrenamientos bastante despacio para ver como estaba la carretera y ver cómo eran las curvas tomadas a más velocidad que en reconocimientos y con los 2 carriles para mí solo. En las mangas oficiales ya corrí un poco más pero erré unos cuantos cambios que me hicieron perder bastante tiempo y concentración. Tengo que revisar el sistema de varillaje porque cuando se va al límite no se puede estar pensando en si entrará la 4ª en vez de la 2ª. Entre mangas aprovechábamos para hablar con el resto de los pilotos y con aficionados y amigos que venían a saludar, la mayoría de ellos conocidos a travé de Curuxarallye.

Por la noche fuimos a cenar a ‘A de Lino’, un sitio que estaba en medio de la subida. Por el camino le iba cantando a la asistencia las curvas y comentando como las había cogido en la carrera. Nos fuimos pronto para el hotel, que al día siguiente teníamos que madrugar otra vez.

Foto de la II Subida a Fraga

Junto a Noé Parga y Jose Souto (Sersogho)

El domingo decidí correr un poco más aunque las condiciones estaban peor porque llovía con más ganas que el sábado. Esto se notó en la cantidad de accidentes que hubo. Me dió especial pena el del Cinquecento de Tino porque como yo, lo había estrenado en el Cocido. Al final, quedé de 21 de 37 inscritos y con el coche intacto. Bastante contento para ser mi primera subida y por la cantidad de buenos coches inscritos. Además la mayoría de la gente era de la zona y el conocimiento del terreno ayuda mucho. A pesar de los parones debido a los accidentes, nos dio tiempo a comer viendo el impresionante final de la carrera de Fórmula 1, una de las mejores carreras de los últimos tiempos.

La organización de la prueba estuvo bastante bien y hay que agradecer a la escudería Costa Competición y colaboradores que gracias a su esfuerzo se haya realizado otra vez esta subida.