III Rallye Sur do Condado

Faltos de patrocinadores y habiendo gastado todo el dinero en los 3 primeros ralis de la temporada no era el mejor momento para correr una prueba tan cara (por lo lejos que queda de casa) como el Sur do Condado. Pero una de los objetivos de esta temporada era correr los ralis que no conocíamos para así en estas 2 primeras temporadas poder tener una visión global de todo el campeonato gallego.

Foto del III Rallye Sur do Condado

Foto de Juan Pita (Popi_racing)

En el reglamento, revistas y panfletos siempre se anuncia la distancia de cada carrera. En este caso 312,80 km de los cuales 103,96 son cronometrados. Se pueden añadir otros datos. Salvaterra do Miño (centro neurálgico de la prueba) queda a 189 km de A Coruña. El día de los reconocimientos hicimos 682 km. Y la asistencia recorrió unos 500. Haciendo cálculos el equipo recorrió más de 1.800 km.

En esta carrera contamos con la colaboración de Tecnacar (alineado de dirección) y Formigo (revisión de la extinción). Aunque estas ayudas puedan parecer pequeñas son muy importantes para nosotros porque en este deporte tan caro es imprescindible ahorrar en todo lo que se pueda.

Foto del III Rallye Sur do Condado

Foto de Juan Pita (Popi_racing)

Para la asistencia contamos con nuestros amigos Wilfas, Pato y Paula. Con ellos no nos faltó de nada e hicieron posible el correr y terminar esta carrera que semanas antes veía muy difícil que la pudiéramos disputar. Aunque me encantó tenerlos de asistencia espero que en la próxima carrera los tenga como rivales en su precioso BMW.

Duro, muy duro. 40º grados de temperatura exterior; en el coche con el calor desprendido por el motor y toda la ropa ignífuga deberíamos estar rozando los 50º. Pensaba que estando en forma e hidratándome bien podría aguantar todo el día. Pero según van pasando las horas cada vez te encuentras más cansado. Por la tarde la sensación era de debilidad y fatiga. Nunca he estado tan mal físicamente como en la última sección de este rali. Eso sí, esto es lo que sientes en los enlaces o reagrupamientos. En pleno tramo te olvidas de todo y sólo sientes el subidón de adrenalina. En cambio Paula soportó muy bien el calor y no acusó el cansancio tanto como yo.

Foto del III Rallye Sur do Condado

Foto de Juan Pita (Popi_racing)

Pero igual de duro fue el rali para el 205. En los tramos matinales tras los primeros kilómetros se encendía el testigo de temperatura y ésta se ponía a 100º. Como no nos estamos jugando nada teníamos que levantar el pie y no arriesgarse a una avería. Imaginaros la frustración que se siente sabiendo que estás pagando un dineral por correr y el coche no te permite que le metas caña.

Siguiendo el consejo de Sersogho por la tarde decidimos quitar la parrilla para refrigerar más y ya fue todo mejor. La temperatura subía pero no tanto como a la mañana y ya pudimos disfrutar un poco de la carrera. Me pasé el día pensando que el electroventilador se iba a quemar porque estuvo casi todo el tiempo encendido.

Los tramos de la mañana (Ponteareas y Arbo) tenían zonas con mucha gravilla. Me sorprendió lo poco que agarran los neumáticos Yokohama A048 en las curvas con grava. De hecho yendo con cuidado y lentos por los problemas de temperatura hicimos un trompo en una de las últimas curvas de la bajada de Arbo. Partimos la defensa delantera y descolgamos el aletín, menos mal, nada grave. Por cierto que Arbo es un tramo que acojona un poco, porque aunque no quieras siempre miras de reojo los barrancos.

Foto del III Rallye Sur do Condado

Foto de Miguel Maneiro (Wilfas)

Para la tarde (Salceda y Salvaterra) decidimos poner neumáticos de calle; con los problemas del motor era una tontería seguir gastando las ruedas buenas. Estos 2 tramos me gustaron bastante y pese al calor infernal me divertí corriéndolos.

La escudería Surco organizó a la perfección un rali de máximo coeficiente. Pero al igual que en Narón algún equipo se sintió ‘abandonado’ al quedarse tirado en los tramos. Al menos se debería establecer como obligatorio el que la organización te llevase el coche a parque cerrado.El resultado final en un rali tan difícil como este es lo de menos. De 135 inscritos terminaron 70, nosotros en un puesto 65 que nos supo a victoria ya que por la mañana pensábamos que con tantos problemas terminaríamos abandonando.