Rallye Vila Nova de Cerveira

Vilanova de Cerveira es un precioso y tranquilo pueblo a las orillas del río Miño, río que hace de frontera entre España y Portugal. Dada su proximidad, este pueblo es frecuentada los fines de semana y en vacaciones por una gran cantidad de turistas gallegos. En Vilanova de Cerveira puedes disfrutar paseando por el paseo fluvial, comprar en el mercadillo, comer en los restaurantes y terrazas, visitar los museos o llevar a los niños a jugar al parque. Esta proximidad es la que también hace que el rali Vilanova de Cerveira sea de los más populares entre los aficionados y pilotos gallegos. En esta edición éramos 28 los equipos españoles inscritos.

Foto del Rali Vila Nova de Cerveira

El río Miño

El Targa Clube, con Fernando Batista, a la cabeza organizaba un rali de 63 km cronometrados (133 km totales) y 5 tramos. Por lo que he corrido hasta ahora y por lo que me comentan otros equipos, una de las diferencias de los ralis portugueses respecto a los gallegos es que no te encuentras largos enlaces; la distribución de los tramos es muy compacta.
Como es habitual en Portugal la organización se vuelca con los participantes y en especial con los equipos extranjeros. Para éstos la inscripción es mucho más barata y además incluían la posibilidad de reservar 2 habitaciones de hotel a muy buen precio. El problema es que en nuestro caso no habían apuntado que solicitábamos dichas habitaciones. Este mismo problema lo tuvo Pato el año pasado. Fernando Batista, siempre muy accesible, nos buscó una solución y nos hospedó en el albergue ‘Pousada de Juventude’. Si bien no era un hotel se compensaba porque estaba al lado del parque cerrado y sus instalaciones eran muy modernas.
Foto del Rali Vila Nova de Cerveira

Súper especial urbana (foto de Juan Pita)

El rali empezaba con una súper especial urbana en la noche del sábado. El orden de salida era inverso, los dorsales más altos eran los primeros en correr el tramo. Esta súper especial no se podía entrenar en coche, sólo a pie o en bicicleta (tal cual puesto en el reglamento). En las rectas, para disminuir la velocidad, situaban a modo de slalom bloques de neumáticos. Nosotros no vimos un anexo al reglamento donde se modificaba el recorrido y en medio del tramo nos dimos cuenta que nuestras notas no valían de nada. Como no veíamos mucho y el piso resbalaba más de lo que nos esperábamos intentamos acabar como pudimos no sin antes rozar uno de los bloques de ruedas.
Foto del Rali Vila Nova de Cerveira
La segunda etapa del rali se desarrollaba el domingo por la mañana. Nos encontramos los tramos muy limpios y el tiempo era estupendo; las condiciones eran idóneas para correr. Con mal tiempo aun se pueden disimular la poca potencia del Polo, pero en este rali quedamos un poco en evidencia.
Foto del Rali Vila Nova de Cerveira

Foto de Juan Pita

De todos los tramos me gustaría destacar el de ‘Sr.ª da Encarnaçao’. Se trata de una subida que termina en lo alto de una montaña al igual que termina la carretera. Una vez en lo alto los equipos tienen que esperar a que lleguen el resto de participantes y después uno a uno, cada minuto, bajar de nuevo hasta el parque cerrado de fin de rali.

Foto del Rali Vila Nova de Cerveira

Esperando en la meta de Sr.ª da Encarnaçao

En Portugal los campeonatos son mixtos: asfalto y tierra. Los ralis de tierra se corren en verano. Así que hasta septiembre no vamos a volver a correr ningún otro rali. Aprovecharemos para descansar y mejorar el coche.