XIX Rali do Botafumeiro

Después de un aplazamiento debido a fiestas locales el rali Botafumeiro cerraba la temporada 2006. La Escudería Compostela organizaba la edición número 19 de esta carrera. Escudería a la que pertenecemos y que siempre me olvido de decir lo bien que todos sus integrantes se portan con nosotros.

Foto del XIX Rali do Botafumeiro

Foto de Juan Pita (Popi_racing)

Esta temporada por causa del aumento de las inscripciones hemos preferido centrarnos solamente en el campeonato de ralis. Aunque correr un rali es mucho más caro que una subida o slalom, corriendo menos pruebas que el año pasado hemos realizado muchos más kilómetros de carrera que en el fondo es lo que buscamos.

El esquema para este año era de 4 tramos a doble pasada, en total 78,400 km contra el crono (la mitad más que la corta edición anterior). Otra novedad de este año era el impresionante parque cerrado montado en el Recinto Ferial de Amio. Más bonitos son los parques cerrados en plena ciudad pero hay que reconocer que mucho más práctico es un parque cerrado cubierto, con suficiente espacio, cafetería, etc.
Foto del XIX Rali do Botafumeiro

Reconocimiento de los tramos

Una de las personas que más ha intentado hacer por nuestro deporte en Galicia pero que le han puesto muchas zancadillas demostró una vez más su preocupación por todos nosotros y para esta carrera nos consiguió una publicidad nueva: es.car, una empresa de alquiler de coches. Y también para esta carrera llevaba otro patrocinio que me hace mucha ilusión, la autoescuela en la que saqué el carnet de conducir: Autoescuela Sousa.

Las prisas no son buenas, pero por mucho que lo intentes son inevitables los días anteriores a la carrera. El jueves sacaba el coche del taller para rotular y ya ir con él al día siguiente para Santiago. Con los apuros para llegar temprano a Innova (eran las 5 y todavía no había comido) se me olvidó cerrar los cierres del capó. Por Alfonso Molina en el carril rápido a unos 100 km/h al coger un rasante veo como el capó se empieza a elevar, impacta contra el cristal agrietándose todo y cayendo pequeños trozos al interior y para colmo el capó se queda levantado y yo sin ver nada. Con un tremendo tráfico intenté mantener la dirección recta mientras frenaba no muy fuerte para evitar que el que venía detrás me diera y rezando para que el de delante no frenara también. Una vez parado y con todo el capó desencajado lo cierro como puedo y me dirijo al taller de lunas más cercano (tuve suerte de que no me viera ningún policía porque al instante me hubieran detenido el coche y no me dejarían circular así). En el Carglass del Polígono de la Grela me lo cambiaron esa misma tarde incluso llegando a tiempo para poner la publicidad. Quiero agradecer desde aquí lo bien que se portó José Manuel conmigo en un momento en el que realmente necesitaba una ayuda así. Lo bueno de todo es que el cristal que tenía antes estaba muy viejo y con alguna grieta y ahora tengo uno con el que se ve perfecto.
Foto del XIX Rali do Botafumeiro

Foto de Fazouro-77

En cuanto al recorrido de la carrera todos los tramos eran nuevos, solamente Sarandón compartía parte del recorrido con el del año pasado pero en sentido inverso. El tramo A – Cira, empezaba y terminaba con zonas bastantes rápidas, pero toda la parte intermedia era estrecha, lenta y muy resbaladiza. De hecho en la segunda pasada por este tramo en una de las curvas llenas de barro casi se nos va el coche a la cuneta al irse exageradamente de delante. El tramo más divertido era el B – Sarandón por sus innumerables cruces amplios en los que no puedes evitar la tentación de tirar del freno de mano. El único tramo en el que lo pasé mal fue en D – Rois. La parte en bajada estrecha y llena de sucidades me pone los pelos de punta. A la mínima que aceleraba en curva se me iba de delante, si frenaba un poco de más bloqueaba y con la suciedad si estás en apoyo y sueltas el acelerador tienes el trompo asegurado.

Hay carreras en las que por el estado de los tramos o por no tener el coche al 100% no disfrutas mucho, pero la sensación que me queda de esta carrera es la de ser la vez que más me he divertido en un rali. Y si aun encima le sumamos que ha sido nuestra mejor clasificación (séptimos) éste ha sido para nosotros un rali perfecto.

Foto del XIX Rali do Botafumeiro

Foto de Fazouro-77

La próxima temporada esperemos que los precios no suban mucho y la Federación no se invente cualquier norma rara que nos impida al menos poder repetir otra temporada como ésta corriendo casi todas las pruebas del campeonato. Una asignatura pendiente es poder correr el rali de Narón, la prueba de casa. Ahora toca lo más difícil de este mundo: buscar patrocinadores.

He tardado mucho tiempo en escribir esta crónica porque se me hacía muy difícil hacerlo después de enterarme de la muerte de Manolo Lojo. Manolo fue uno de los primeros amigos que hicimos en este mundo. Humanamente nos conquistó su simpatía y educación; deportivamente siempre ha sido para mí un modelo a seguir. En el Botafumeiro camino del primer tramo fue la última vez que nos cruzamos con él; días después fallecía víctima de un accidente de tráfico. Espero que allí donde esté siga ganando carreras. Hasta siempre campeón.
Foto del XIX Rali do Botafumeiro

Parque cerrado en el Polígono del Amio