XV Rallye do Albariño

En pretemporada, al cambiar la valvulina de la caja de cambios habían salido pequeños trozos de metal. Decidimos correr una prueba más y volver a sacar la grasa a ver si salía de nuevo viruta. Aparentemente conduciendo los cambios entraban perfectos por lo que me la jugué y corrí también el rali de Noia sin desmontarla. Como entre Noia y el Albariño había un mes, el sentido común obligó a hacer otra vez la comprobación. Y esta vez ya salió una gran cantidad de metal. Así que tocó desmontarla y llevarla a Javier Fernández, un especialista en Peugeot. Si ya el año pasado me caía la baba viendo su 205 Proto, este año aluciné con la mecánica que le acaba de montar: el 1.6 16v del 206XS de desafío francés, es decir, un motor de 180cv.

Foto del XV Rallye do Albariño

Foto de Sirally.com

La disposición de los tramos de este año era similar a la del año pasado. Resulta imposible hacer los reconocimientos en un solo día. Está bien limitar las pasadas, pero que no se imponga el reconocer en un único día y luego plantear un rali como este con tramos tan alejados unos de otros. Un hecho: 12 horas conduciendo sólo parando media hora para comer y aun así no llegamos a dar las 3 pasadas en todos los tramos. Una de dos: o proponemos mejores normas o ralis mejor adaptados a las normas. Esto no es una crítica a la federación o a la escudería Salnés Motor, simplemente es el punto de vista de un equipo participante.

La semana anterior a la carrera tocó montar la caja. Satélites y planetarios rotos; probablemente no hubiera aguantado un rali más, menuda suerte tenemos. No me quiero repetir, pero siempre pasa lo mismo: las tuercas de los palieres las terminé comprando en la Citroen de Santiago después de dar un montón de vueltas. En Noyamovil la gente de recambios se molesta en mirar el ordenador y el almacén para buscarte soluciones. Una vez montada la caja, el jueves fui a pasar la itv. Allí encontraron holgura en la rótula de la suspensión derecha. Al desmontarla vi que no era mucha holgura, pero aproveché también para cambiar la bieleta de la estabilizadora que sí tenía bastante. De milagro (y digo milagro porque el que en una casa de recambios tengan el repuesto que necesitas el mismo día es casi imposible) llegué a la itv a las 8 de la tarde. Cuando meto el coche en el foso veo como uno de los chicos llama al encargado y le oigo decir a este último ‘no ves que ya ha cambiado la pieza? Ya está bien’. Y el primer empleado le contesta: ‘pero es que es un coche de rali!’. Vamos, que si no llega a ser por el encargado no me la pasa. Me decía que también tenía holgura la parte izquierda. Hombre, pues que me lo hubiera apuntado y lo hubiera corregido. Lo coñero es que me dice: ‘a ver como te sale el rali con el coche así’ o ‘qué pasa, todos los de Ferrol venís a pasar la itv de los coches de rali a Coruña?’ (a mí la itv de Espíritu Santo me queda a 5 miunutos del taller). En fin, paciencia y mejor llevarse bien con los de la itv que en cualquier momento te pueden fastidiar aun estando el coche perfecto.

Foto del XV Rallye do Albariño

Foto de José Souto (Sersogho)

Esta semana estresante anterior al rali se juntó también con el hecho de que mis 2 patrocinadores principales me dejaron. Tengo claro que el patrocinio no es eterno y siempre les estaré agradecido por apoyarme en mis comienzos. Pero nunca es buen momento para que te abandonen y menos este mes con el arreglo de la caja de cambios y tras realizar las 2 primeras carreras muy seguidas. Si lo hubiera sabido un poco antes me hubiera reservado para Narón, el rali de casa que sale mucho más barato correrlo. A partir de ahora tendré que ponerme las pilas para buscar nuevos apoyos que me permitan salir en julio en Vigo.

Una buena costumbre que estamos cogiendo es la de verificar lo más temprano posible. A las 7 ya teníamos todo listo y nos dio tiempo para dar una vuelta por un pueblo tan bonito como Cambados. Y a las 11 ya estábamos durmiendo; da gusto dormir más de 8 horas el día anterior de una carrera.

El primer enlace del rali era de 46 km y teníamos 1 hora y 7 minutos para hacerlo. Así que echamos gasolina y me puse a revisar el tapón de la grasa de la caja (me olía como a valvulina y los cambios entraban un poco raro, paranoias mías). Pensé (en singular porque Paula no hacía más que mandarme apurar) que llegaríamos sin problemas pero penalizamos 2 minutos de retraso (20 segundos). Cuando coja al que me dijo ‘tú calcula un minuto por kilómetro’ lo mato.

Foto del XV Rallye do Albariño

Foto de José Souto (Sersogho)

Los tramos estaban muy peligrosos: muy húmedos y sucios. No sé si todavía estaba algo dormido pero la verdad es que fui bastante despacio. Aunque luego viendo la cantidad de abandonos y accidentes fuertes lo más sensato era conducir así. Me dio rabia no poder correr el tramo de Mirón (Pontecaldelas) por culpa de una neutralización. No hay mal que por bien no venga porque en la parte final no se veía nada por culpa de la niebla y en una curva sucia que se cerraba por lo menos íbamos a tener un buen susto porque aun yendo lentos casi nos la tragamos. Me hizo gracia que Paula me confesara por la noche que estaba flipando con lo lento que iba; es la primera vez que me dice algo así.

Al mediodía, este año en Churrasco Rubianes nos dieron de comer (‘haciendo una excepción’) churrasco. El año pasado también hicieron una excepción pero nos podían dar casi de todo menos churrasco. ¿La próxima vez que nos darán de comer?

Mi tramo preferido del rali: la Escusa. Por la tarde ya estaba el asfalto seco y empezaba con este fantástico tramo. Así que a correr y disfrutar que este vicio sale muy caro, pero por momentos como este vale la pena tanto sacrificio.

Foto del XV Rallye do Albariño

Foto de Sirally.com

Sanxenxo y Meaño con mucho cuidado en las bajadas. Las últimas pasadas por estos tramos los hicimos con parrilla. Por fin la hemos regulado bien y se ve decentemente. Lástima la última pasada por Meaño neutralizada, al final del día 3 neutralizaciones. Espero que los muchos heridos que hubo en este rali estén bien y que todo haya quedado en un susto.

Más de 140 equipos empezaron el rali y terminaron sólo 88. Nosotros en el puesto 75 y van ya 18 carreras terminadas. Tiene razón el padre de Mieres, nos llevamos la joya de Cuntis. Por cierto que este piloto acabó 2º de la Driver, empiezan a salir los resultados.