XXIX Rallye Cidade de Narón

El Rallye Cidade de Narón es una de esas carreras que estás deseando que lleguen ya que al disputarse en el mes de junio suele correrse en seco y todos los tramos con luz. Marca, por decirlo de alguna forma, el inicio de la temporada de verano del campeonato. Además este rali ha sido de los más sencillos de entrenar ya que los enlaces entre tramos eran cortos y en el libro de ruta estaban perfectamente anotadas las coordenadas de la salida y meta de cada tramo con lo que gracias al GPS no perdimos tiempo buscando cómo deshacerlos.

Foto del Rali de Narón


También nos ha gustado mucho la situación del parque de asistencia en el polígono Río do Pozo con calles anchas con dos carriles más un carril de aparcamiento lo cual hacía posible dejar un carril totalmente libre para circular lo que evitaba perder tiempo en llegar al control de salida de cada parque.

Por su parte el parque cerrado, instalado en los exteriores del centro comercial Odeón, es de los mejores del campeonato por la disponibilidad de aparcamiento y hoteles cercanos, la amplia variedad de restaurantes donde comer y cenar o la cercanía con la gente, tanto de los aficionados que se acercaron a propósito como de la gente que simplemente fueron a dar una vuelta y se encontraron con un montón de coches de carreras lo que ayuda a rentabilizar la publicidad.

Foto del Rali de Narón

Lo que no nos gustó fue el programa horario con un parón de casi tres horas al mediodía. Con reducir un poco este descanso tan largo se hubiera evitado correr el último tramo sin casi luz y acabar antes la carrera o bien que no fuera tan larga: 14 horas y 30 minutos en total.

A esta carrera llegábamos con el motor totalmente revisado y con unos nuevos árboles de levas lo que hemos notado bastante en el rendimiento. Ahora llegamos a las curvas bastante más rápido y forzamos a trabajar al límite a los neumáticos y a los frenos. Otra novedad es el uso de separadores traseros lo que se ha traducido en un tren trasero más noble al equilibrar así el comportamiento de ambos ejes. En un coche de carreras se suele liberar mucho peso de la parte posterior lo que hace al eje trasero demasiado nervioso con lo que es necesario jugar con la dureza de las suspensiones, las presiones de los neumáticos y el ancho de vías. También hemos empezando a decorar el coche pintando ciertas piezas en el color azul de Volkswagen Motorsport para que no nos sigan confundiendo con un coche de calle.

Foto del Rali de Narón

En carrera nos encontramos muy cómodos y rodamos en tiempos de rivales directos como Mourelos con su Suziki Swift. El único incidente que sufrimos fue un pequeño toque en una horquilla en la primera pasada por el tramo B que nos encontramos mucho más sucia de lo que nos esperábamos y terminamos aparcados en batería contra el quitamiedos.

Foto del Rali de Narón

Lo que nos está empezando a quedar claro esta temporada es que hasta el equipo más humilde corre ahora con todo tipo de medios con lo cual es difícil estar más arriba sin gastar una elevada suma de dinero. Lejos han quedado los tiempos de ver coches con apenas preparación y ruedas de calle. Considero que somos aficionados y que para pasarlo bien en un campeonato autonómico no hace falta tanta profesionalidad.