XXVIII Rallye Cidade de Lugo

Muchos todavía seguimos llamando a este rali el San Froilán. Pero por mucho que le cambien el nombre a esta carrera lo que nunca cambiará es su dureza. En noviembre en Galicia poco menos podemos esperar que lluvia. Como las predicciones indicaban que podría estar seco llevábamos en la asistencia las ruedas apropiadas, pero la verdad que fue una pérdida de tiempo cargarlas.

Foto del Rally Lugo 2006

Reinvindiaciones en el tramo de Lamabelide

En esta carrera estrenábamos patrocinador, la pista Karting Indoor de Arteixo (A Coruña). Me hace especial ilusión llevar esta publicidad porque en la época que empezaba a ir a ver los ralis quemaba mi adrenalina en este karting. También fue en el Karting Indoor donde conocí a Héctor y a Cris. Allí se forjó esta pasión por la velocidad, por decirlo de alguna manera allí empezó todo.

Tras varios ralis reservando hoteles demasiado lejos del parque cerrado por fin acertamos con el Hotel San Lázaro. Un modesto pero totalmente correcto hotel de 2 estrellas justo en frente del parque cerrado. En esto de las carreras que todo es tan caro nos sorprendió pagar sólo 20€ por descansar tan cerca de la salida del rali.

El esquema de este rali era novedoso: 3 tramos que se repetían 3 veces, una por sección. Quizá no era el esquema más apropiado para estas alturas del calendario ya que en las primeras secciones se sabe que va a haber suciedades y estas van a ir en aumento. Pero así todo es de elogiar la propuesta de la escudería Miño – Lugo por la novedad que aporta al campeonato y por la facilidad para entrenar y más ahora que anochece tan pronto.

La primera pasada por el tramo A – Cortapezas la hicimos neutralizados. Quizá por ir lentos y relajados, poco concentrados, nos pareció que el tramo estaba en peores condiciones que cuando hicimos la segunda pasada ya en carrera. La tensión de estar compitiendo te ayuda a afrontar cada dificultad estando totalmente centrado en la conducción.

Foto del Rally Lugo 2006

Foto de marcosrg1977

El único tramo conocido era el B – Lamabelide, similar al de Goian de la edición anterior pero recortado. No por haberlo corrido te lo sabes de memoria pero recuerdas como agarra, te suenan algunas zonas, sabes cuáles son peligrosas, etc, en resumen, te sientes más a gusto. Más a gusto y quizá más confiado porque fue en la última pasada por este tramo dónde tuvimos un pequeño toque. El coche se nos iba de delante en una derecha, tiré del freno de mano para provocar un trompo pero chocamos con la esquina trasera izquierda contra un muro. Defensa, aleta, maletero y foco tocados pero al menos pudimos seguir sin perder demasiado tiempo.

Para mí el tramo más complicado de todos y curiosamente el más corto era el C – Outeiro de Rei. El más difícil porque era el que presentaba más suciedades. Todas las curvas sucias pero en distinto grado. Y aquí estuvo nuestro gran error de este rali, no anotar en las primeras pasadas el diferente estado de las curvas. No es lo mismo una curva con gravilla que otra con un poco de barro, mucho barro, una rota o una simplemente sucia. La última pasada ya por la noche fue un infierno. Ya antes de la salida al coche le costó arrancar. Al correr sin cuneteros no podíamos ver bien el estado de la carretera y al no estar seguros de las notas hicimos esta pasada ‘pisando huevos’. La primera mejor que la haremos al coche para la próxima temporada será ponerle al menos unos antiniebla muy orientados a los lados.

Hablando de suciedades en este rali aprendimos que las zonas rotas no agarran nada. Al pasar los coches por los baches van levantando gravilla lo que nos provocó un gran susto en una de estas zonas.

Este rali siempre lo recordaré por ser el primero en el que había una pancarta nuestra en la cuneta. Nuestro amigo Pico se curró un genial eslogan a parte de acompañarnos el viernes y sábado en el parque cerrado. Así da gusto ir a correr a Lugo.

Foto del Rally Lugo 2006

Nuestra primera pancarta ahora decorando mi lugar de trabajo

Este parque cerrado era de auténtico lujo, totalmente cerrado con pasillos para que la gente pudiera ver los coches y paralelamente había una feria del automóvil. Pero en el reagrupamiento del mediodía no dio tiempo ni para comer. Salimos del parque conduciendo con el bocadillo en la mano. Quizá se deberían establecer parques de trabajo programando la comida en ellos y hacer los parque cerrados más cortos.

Otro detalle a mejorar es el de los enlaces. El último muy justo debido a las señales de velocidad. Vimos como muchos coches se las saltaban para evitar penalizar. Nosotros intentando más o menos cumplirlas en una ocasión llegamos en medio de nuestro minuto. Y por último, y siempre haciendo estos comentarios en plan constructivo, no es muy lógico colocar un Opel Kadett Gsi (2.0) detrás de nuestro coche. Los X12 deberían salir antes de los X11.

El rali lo acabaron menos de la mitad de los coches; nosotros en un destacable 9º puesto de clase lo que nos da 12 puntos para el campeonato. Viendo la cantidad de abandonos y el estado de muchos de los coches que acabaron he de reconocer que tuvimos mucha suerte teniendo sólo el pequeño toque de Lamabelide.