4 horas de resistencia Autocross Arteixo 2005

Por comentarios nos enteramos de que se estaba preparando una carrera similar a las 6 horas de Lousada pero aquí en Galicia. Los rumores de la carrera cada vez eran más fuertes hasta que finalmente la Peña Autocross Arteixo lo confirmaba y publicaba el reglamento. 4 horas de resistencia en el mejor circuito de España de tierra, el circuito de Morás en Arteixo. Después de una completa temporada no había mejor forma de terminar el año que probando otra nueva especialidad.

Foto de las 4 horas de resistencia Autocross Arteixo

Auto Hebdo Sport nº 1057 (24 diciembre 2005)

Héctor Pettinato pronto se ilusionó con la carrera y junto a Edgar Vigo formamos el equipo mínimo de 3 pilotos. En un principio también iba a correr el subcampeón gallego de kartcross, Iago Caamaño, pero finalmente por compromisos familiares no pudo asistir a la carrera. Héctor tiene muchos años de experiencia corriendo en tierra, pero Edgar desde el añorado circuito de Poi no corría en esta superficie y al igual que yo nunca había probado en autocross. Pero nuestra mejor arma iba a ser la fiabilidad del 205 GTX que Héctor estrenó esta temporada. Mecánicamente el coche está de serie, un bloque 1.6 de origen Talbot con distribución por balancines con un simple carburador, sin autoblocante, caja sin grupo corto ni relación cerrada, ni nada de nada. Pero el chasis del 205 junto a la suspensión Sélex se ha mostrado de lo más efectivo y noble.

Foto de las 4 horas de resistencia Autocross Arteixo

Foto de CronoRacing.com

La inscripción de la carrera era de lujo. Un equipo de especialistas en autocross y kartcross (Perfecto Calviño, Iván Ares y Manuel Souto), un equipo de la escuela PTC con Solorzano e Isaac Fernández a la cabeza), un equipo de Senra Sport con un 106 Kit Car, un equipo santiagués con Penido, Lojo, Antelo, un equipo de Bello Sport, otros pilotos procedentes de los ralis como Sergio Vallejo, Marabú, Jaime Castro, Celestino Iglesias, etc.

Después del retraso debido al mal tiempo la carrera se celebraba el día 10 de diciembre. Por la mañana temprano hacía mucho frío y debido al vaho le di el primer y único toque al coche al moverlo por el parque cerrado y chocar contra un contenedor. Los entrenos fueron cortos (15 minutos) y sumados a que la mayor parte del tiempo estuve detrás del Safety Car no me permitieron probar mucho, así que habría que salir con cuidado en el primer relevo.

Foto de las 4 horas de resistencia Autocross Arteixo

Crono Motor nº198 (Enero – Febrero 2006)

Nuestra estrategia consistía en empezar y terminar Héctor la carrera. Empezar porque la salida es el momento de mayor tensión y necesitábamos de su experiencia. Y procurar que terminara él otra vez por si había necesidad de apurar un poco el ritmo las últimas vueltas. Edgar y yo hacimos dos relevos de 35 minutos junto a otro turno intermedio de Héctor.

La salida de la carrera fue muy aburrida porque el coche de seguridad estuvo bastantes vueltas en pista pero una vez éste se marchó se vió como había equipos como el de Senra que iban a ir toda la carrera a cuchillo. Nuestro objetivo era bien distinto, íbamos a rodar, a hacer vueltas sin forzar la mecánica y en la segunda mitad de carrera aumentar un poco el ritmo. Y mi objetivo particular era aprender a correr sobre esta superficie y mantener el coche intacto.

Foto de las 4 horas de resistencia Autocross Arteixo

Motor Galicia nº 27 (enero 2006)

Tras la primera media hora de carrera salió una clasificación en la que aparecíamos de últimos a 7 vueltas de la cabeza. Imposible porque en los 12 primeros minutos con el Safety Car en pista no se puede adelantar y en 18 minutos no nos pueden doblar 7 veces y más conduciendo Héctor. Con el sistema de conteo manual se estaban cometiendo graves errores y nos desanimamos bastante. Está claro que es necesario un sistema de transponders.

Foto de las 4 horas de resistencia Autocross Arteixo

Foto de CronoRacing.com

Pero gracias a la fiabilidad del coche fuimos remontando posiciones a la vez que el resto de equipos tenían que pasar por boxes. Yo me lo estaba pasando como un enano corriendo en tierra. En mi primer turno salí con mucho cuidado pero pronto fui cogiendo confianza al ver que en circuito hay mucho margen para rectificar los fallos o controlar una derrapada. No es como en asfalto que a la mínima estás fuera. Aquí todo es más progresivo y las cosas suceden a menor velocidad. En el segundo turno ya fui mucho más rápido cogiendo algunas curvas a fondo, colocando el coche con el freno de mano en otras pero siempre sin meterme en peleas absurdas con otros coches. En cuanto veía a algún coche cerca lo dejaba pasar. Aunque me quedaron las ganas de luchar y adelantar a otros coches como si fuera una carrera al sprint.

Foto de las 4 horas de resistencia Autocross Arteixo

Auto Hebdo Sport nº 1057 (24 diciembre 2005)

Héctor se mostró durante toda la carrera muy conservador; seguro que le fue muy difícil sabiendo lo que le gusta correr. Impresionante la adaptación de Edgar Vigo al coche y a la tierra. En seguida rodó rápido como si llevase tiempo corriendo en autocross.

En la última hora de carrera íbamos cuartos detrás del equipo de Senra cuando el coche de estos empezó a fallar. Tuvieron que pasar por boxes varias veces y con una asistencia digna del mundial de ralis no tardaban ni 5 minutos en arreglar el coche. Al final cruzamos la bandera a cuadros en tercera posición y se desbordó la alegría. Abrazos, besos al coche, hablar por megafonía, el podium, champagne, un ramo de flores, era todo como un sueño y por fin me sentía piloto. Todo salió a la perfección: la estrategia, la adaptación a la tierra y el coche aguantó sin problemas (ni siquiera subió la temperatura).

Foto de las 4 horas de resistencia Autocross Arteixo

Foto de Miguel Maneiro (Wilfas)

Quiero agradecer a Héctor Pettinato que nos brindara a Edgar y a mí la posibilidad de correr esta carrera que finalmente se convirtió en mi primer gran éxito deportivo y nada mejor que hacerlo junto a él.