VI Rallye Sur do Condado

Aquí estamos otra vez. Aunque ahora parezca que fue ayer cuando corrí el último rali puedo aseguraros que este año y medio se me ha hecho muy largo. Desde que dejé de correr me he puesto innumerables metas del tipo ‘salir en tal o cual rali’. La mayoría de las veces eran objetivos irreales pero me ayudaban a no perder la ilusión, a seguir dando pequeños pasos en la preparación del coche.

Foto del Rali Sur do Condado

Por fin el Polo en un parque cerrado

José Souto (Sersogho) fue una de las primeras personas que conocí en este mundillo. Recuerdo que en las verificaciones de un rali de Noia vino a saludar y cuando se fue le dije a Paula: ‘este chico sí tiene afición, a este sí lo llevaría de copiloto’. Sersogho me dio el último empujón que necesitaba para salir a correr este año. Un día le comenté que me faltaba un certificado de taller y al poco tiempo me lo consiguió con la condición de llevarlo de copi (por cierto que algún día tendré que darle en persona las gracias a Fran Abalo).

Ha habido mucha gente que ha hecho posible que volviera a correr antes de lo que me pensaba. Podría contar que con Pato cambié la suspensión o que he usado un montón de veces su plataforma; pero lo más importante es que me ha aguantado todos estos aburridos meses sin carreras. Héctor, como siempre, se ha portado muy bien conmigo; se nota cuando un trabajo se hace con cariño. Para salir en el Sur do Condado me han dejado un montón de cosas: Ricardo el molesto collarín, Javier Figueirido el casco, Héctor un arnés y un baquet, Pato la plataforma… seguro que me olvido de algo.

También tengo que agradecer la ayuda que he encontrado en internet. En el Clubvwpolo me facilitaron información de Volkswagen Racing incluyendo la ficha de homologación (imprescindible para programar la preparación). También en esta web compré los frenos de la versión GTI (los homologados para correr) y vendí alguna que otra pieza. En Mercadoracing encontré algún chollo. En Curuxarallye me dieron la información necesaria para obtener la hoy en día tan difícil de conseguir ITV Mixta.
Foto del Rali Sur do Condado

Foto de Juan Pita

La ITV Mixta (que te permite usar el coche no sólo los días de carrera) es el motivo por el que el Polo esté tan de serie. Por los pocos medios que manejo me es imprescindible poder move el coche por la calle sin tener que depender de una plataforma para cosas tan sencillas como ir a alinear la dirección o cambiar el aceite. Más adelante ya iré mejorando el coche pero siempre conforme a las normas y reglamentos. Prefiero la tranquilidad de verificar y pasar revisiones sin problemas que una dudosa competitividad y fiabilidad.

Es la primera vez que salgo a correr sin ninguna publicidad. Pero ha sido todo tan precipitado y ha coincidido con una época de tanto trabajo que ni he tenido tiempo a buscar nada. De todos modos la publicidad es algo casi imposible de conseguir y más ahora en tiempos de crisis. El coche totalmente de serie y para colmo sin decoración alguna fue lo que provocó que en varios controles policiales de los accesos a los tramos de lejos nos confundieran con un coche de calle y nos prohibían entrar. Por no hablar de las innumerables veces que en los controles horarios nos decían cosas del tipo ‘os confundistéis, venís con el coches de calle’.

Tenía un poco de incertidumbre sobre qué me dirían en la primera verificación del coche. Encontraron fallos como no haber tapado el borne positivo de la batería o no tener protecciones en las barras. También la posición de los arneses es cuanto menos discutible y faltaban por poner los nombres en las ventanas. Las pegatinas de los nombres las recogimos casi a las 12 de la noche y las colocamos saliendo del parque cerrado camino del primer parque de trabajo. El parasol lo hicimos y colocamos en el segundo parque de trabajo (se puede ver en las fotos como en los primeros tramos no lo llevábamos). Por cierto que la asistencia nos la hicimos nosotros mismos, no había más presupuesto.
Foto del Rali Sur do Condado

Foto de Juan Pita

En cuanto a la carrera en sí nos la tomamos con mucha tranquilidad. A parte de ser el primer rali con Sersogho cambié el sistema de notas (paso de catalogar las curvas con adjetivos para utilizar números como la mayoría de los pilotos). Salíamos a probar el coche pero pronto me sentí a gusto en él (lógico ya que ha sido el primer coche que he tenido de calle). Tengo problemas de alineación y una suspensión muy rebotona pero lo que hay es suficiente para pasarlo bien lo que queda de temporada. Lo que sí tengo que mejorar son los frenos. Discos alabeados y pastillas que no frenan nada. De hecho en la primera pasado por Arbo (B1) tuvimos el primer susto del rali pasándonos de frenada en un rasante.

El público suele estar bastante bien colocado al principio del tramo pero con el paso de los participantes cada vez se va acercando más. Esto fue lo que pasó en la segunda pasada por la Cañiza (A2) que nos encontramos bastante gente en la trazada del primer rasante y luego también al Mitsubishi Iván Ares en el medio de la carretera (lástima porque estaba realizando una gran carrera).

Uno de los grandes problemas que he estado viendo esta temporada es la gran cantidad de neutralizaciones. Menos mal que en este rali sólo se neutralizó la segunda pasada por Arbo.

He de reconocer que me encontré a gusto con el copilotaje de Sersogho. Sólo en la primera pasada por Ponteareas (C1) tuvimos problemas al quedarnos un rato sin notas. Habían cambiado la posición de la salida y esto nos confundió. El problema es que cuando te pierdes así luego no coges confianza hasta que estás realmente seguro de ir bien. En la segunda pasada José adaptó las notas y el único problema fue que en la salida uno de la organización abrió la puerta de un coche tapando el cronómetro justo cuando quedaban unos segundos para salir. Un grito y todo solucionado.

Foto del Rali Sur do Condado

Foto de Juan Pita

En Salceda (E1) nos encontramos a un ciclista por el medio del tramo. Pero el susto más gordo fue el encontrarnos una curva llena de arena que hizo que el coche pegara un latigazo de atrás y a punto estuvimos de no controlarlo. En la segunda pasada ya había en el mismo sitio un coche haciendo el pino contra unos matorrales.

Para resumir decir que para ser el estreno del Polo no puedo pedir más porque aunque no anda mucho tampoco nos dio ningún problema. He disfrutado la vuelta a las carreras como si fuera la primera vez que corría. Aun encima como en la clase N2 salimos muy pocos coches ganamos premio y un montón de puntos!